La Torre del Vigía a la Luz de la Biblia

La Torre del Vigía a la Luz de la Biblia
(Haga click sobre la imagen)

martes, 29 de septiembre de 2009

¿Cuál será el destino de esta Tierra?

Rodeados por una increíble imagen de un niño jugando con un león, contrastados por los hermosos colores de la naturaleza y acompañados de las sonrisas de personas que sin ningún problema ni preocupación comparten y disfrutan de un picnic, quedan plasmadas estas imágenes de ensueño por lo artistas de la WST quienes las insertan en cada publicación que sale de la imprenta de Brooklyn con el objetivo preestablecido de cautivar la mente de aquellos que los reciben.



En la Atalaya del 15 de agosto del 2006 en la pág. 5, nombrado ¿Quiénes heredarán la tierra?, plantean lo siguiente: “Como ven el propósito de Dios para el hombre estaba vinculado a la tierra y no al Cielo”… Dando a entender de esta manera que el hombre está destinado desde su creación a vivir en esta tierra para toda la eternidad. Y como es de esperar según esta enseñanza, la tierra jamás será destruida.


Pero en realidad, ¿qué dice la Biblia acerca de tema? ¿Seguiremos viviendo en este lugar para toda la eternidad después de la Venida del Señor, o solo por un tiempo denominado en la Palabra como El Milenio (Ap.21:1-10)?


En el capítulo 20 de Apocalipsis explica primeramente que después de la Gran Tribulación un ángel descendió del Cielo y ató a Satanás por mil años. A partir de entonces es cuando comienza a contar el “Milenio” (un período de mil años “literales” donde Jesús reinará como Mesías y Rey de esta tierra (Jer. 23.5-8) Un tiempo de gran paz, armonía y prosperidad, que va a ser interrumpido al cabo de los mil años cuando Satanás sea soltado nuevamente para engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra (esto significa a toda la tierra, a todos los moradores de la tierra para ese entonces) pero descenderá fuego del Cielo y los consumirá (a los que le sigan) y Satanás junto al Falso Profeta y la Bestia será arrojados para siempre en el lago que arde en fuego y azufre (Ap. 20.10)


Hasta este punto, los “Testigos” están casi en armonía con lo que creemos, salvó por la resurrección de los que según ellos se les da la “Segunda Oportunidad” durante el Milenio.


Sin embargo, el problema comienza luego que Satanás es arrojado al lago de fuego; ¿qué es lo que pasa con esta tierra? Para el “Testigo” pues continuamos viviendo aquí, y nosotros creemos que esta será destruida pues se creará nuevos Cielos y nueva tierra.


En la página 7 de la revista Atalaya antes mencionada nos dice lo siguiente: “La vida eterna en la tierra es lo que el Creador, el Dios que no ha cambiado, se propuso...Con esto presente podemos entender las promesas de la Biblia de que la tierra será restaurada”.


¿Será la tierra actual restaurada? Veamos que nos dicen las Escrituras:


1. Los Cielos y la tierra actuales están reservados para fuego (2 Pe 3.7) Erróneamente los “Testigos de Jehová” razonan esto de la siguiente manera: ¿cree usted que el sol que arde tanto pueda ser destruido por fuego cuando él mismo es fuego? En respuesta a esto podemos decir que: Dios no es un dios limitado, más bien es Dios Único en poder, la Biblia nos dice que Él es “Fuego Consumidor” (Heb 12:29) y eso a la verdad no es cualquier cosa. Si Dios tuvo el poder para crear el sol tan ardiente también tiene el poder para deshacerlo en cuestiones de segundo si es su voluntad.


2. Serán sacudidos el Cielo y la tierra (Hag 2.6; Heb 12.26-28)


3. El Cielo y la Tierra pasarán. Palabras directas de Jesús. (Mt 24.35, Ap 21.1, Mt 5.18)


4. La tierra se envejecerá y como un vestido será mudada (Heb 1.10-12, Sal 102.25-26)


5. La tierra se hará pedazos, se agitara, caerá y no volverá a levantarse (Is. 24.19-20)


Al estudiar detenidamente este tema mediante la Palabra de Dios encontramos puntos clave que son irrevocables y conocemos mejor sus propósitos y planes para con nosotros. Es lógico que en nuestra mente finita no puede caber la grandeza de Dios ni lo que él nos ha preparado (1Co 2.9) por eso es de esperar que a muchas personas le agrade la idea de vivir en una tierra paradisíaca, pues no conocemos algo distinto a lo que estamos acostumbrados a ver. Pero para esperanza del cristiano tenemos una morada en los Cielos (2 Co 2.9) no hecha por mano de hombres donde veremos las maravillas de Dios y no será más por espejo, sino que le veremos cara a cara (1 Co 5.1) Creo que esa oferta me agrada más que continuar aquí.


La Biblia nos narra la historia de esta tierra, nos enseña como Dios la creó, dice que fue buena en sus inicios (Gn 1.31) también nos dice cómo cayó en maldición producto del pecado del hombre (Gn 3.17) Debido a esto Dios ha prometido en su Palabra crear Cielos Nuevos y Tierra Nueva (Is.65.17, Ap 21) donde eternamente habitara con nosotros.


Estas son las promesas que Dios nos ha dado, se constituye la esperanza que sus hijos tenemos en nuestros corazones. Él es grande en misericordia, inmenso en su amor, no nos ha dado una bendición a medias, antes bien nos la ha dado mucho más de lo que imaginamos.


Ahora bien, si vamos a la Biblia encontraremos muchísimos pasajes que hacen alusión a una vida futura en esta tierra. Ejemplo: (Sal.37:29; Ec.1:4; Sal.104:5; Gn.1:27-28; Is.45:18; 55:10-11) y así por el estilo, pero, ¿pudieran realmente estos versículos ser base sólida para decir que esta tierra permanecerá para siempre?


Veamos algunos de ellos y analicémonos:


Si queremos referirnos a promesas, pues no cabe duda que los salmos tienen el número uno en la lista interminable de textos que contienen promesas de parte de Dios para el hombre. Eso es incuestionable, pero, ¿hasta dónde pudiéramos considerar esas promesas como para dar fundamento a una idea teológica?


La respuesta a esto es la siguiente, debemos conocer el trasfondo histórico de los escritos que vamos a analizar. ¿Quiénes escribieron los salmos, bajo qué condiciones históricas y sociales fueron conformados? Son algunos de los elementos que nos ayudan a entender el por qué de muchos de los escritos de la Biblia. Para el pueblo hebreo el mayor anhelo siempre fue la entrada a la tierra prometida que no era otra cosa que la tierra de Canaán. Aunque por mucho tiempo la poseyeron, fueron movidos en un sinnúmero de veces de su espacio por otros pueblos vecinos que al igual que ellos en muchas ocasiones buscaban un lugar de asentamiento y en otras pues por juicios de Dios.


Recordemos que el espíritu hebreo siempre fue nómada (que se movían de un lugar a otro) constantemente estaban asediados por ejércitos enemigos. Esto trajo consigo que el mundo hebreo tuviera muy presente el deseo de tener un sitio fijo donde estar en paz, una patria. Por eso encontramos mucho esa expresión “los mansos heredaran la tierra” era como decirles “los mansos tendrán todo lo que han deseado en su corazón”.


Dios les promete la tierra a los hebreos pues conocía a su pueblo de manera que utilizando esa ilustración en sus promesas le entendería mejor. En el caso del (Sal 37:29) “Los justos heredarán la tierra, Y vivirán para siempre sobre ella”… sería un error interpretar que se está hablando de la Vida Eterna en esta tierra. Si leemos el contexto de este texto veremos que las expresiones son para un presente y no para una Vida Eterna en un marco de la historia. Ej. “Apártate del mal, y haz el bien, y habita seguro para siempre”… (v 27) Para nada es una promesa de algo por la eternidad (en lo que al momento en que fue escrito) más bien está dentro del contexto de la vida de la persona que está leyendo este salmo. (v39) La salvación de la que habla aquí no es la salvación Eterna si leemos como concluye la oración sabemos que es para un presente humano. “La salvación de los justos viene de Yahveh, él su refugio en tiempo de angustia”… Pudiéramos preguntarle al “Testigo” lo siguiente: ¿se tendrá angustia en la Vida Eterna con Cristo Jesús?


Esto mismo sucede con otros salmos que contienen iguales promesas de Dios. Ahora, ¿es aplicable a nuestros días estas palabras? por supuesto que sí, Lo que define el final es si vivimos una vida recta delante de Dios Él nos llevará con bien en esta tierra y prevaleceremos un día por su gran misericordia. Pero nunca intentando decir más allá que lo que el escritor quiso trasmitir.


Pero qué decir de textos como (Mt 6.10, Sal 37.9, Ec 1.4) tan utilizados por los ruselistas a la hora de afirmar que esta tierra no será destruida.


Veamos: (Mt 6.10) “venga tu reino .efectúese tu voluntad, como en el Cielo, también sobre la tierra” (TNM) Aquí Jesús les está enseñando a las personas que orar es hablar con Dios y para esto les muestra un modelo de oración, sin embargo, usa palabras concretas en cuanto a su significado:


a. Santifica a Dios, reconoce (para su enseñanza) la grandeza del Señor (v.9)


b. Pide la Venida (pues sabe lo maravilloso que trae el Señor) y reconoce la soberanía de Dios (en la tierra como en el Cielo) (v.10)


c. Pide el sustento y la providencia de Dios (v.11)


d. Pide el perdón por las falta que cometen lo seres humanos, recuerde que es una oración modelo, pregúntele al “Testigo” si Jesús pecó alguna vez. (v.12)


e. Pide protección de Dios ante todas las adversidades de este mundo (v.13)


f. Reconoce la eternidad de Dios


Como vemos el motivo de esta oración no es para nada mostrar la eternidad de la tierra, antes bien es mostrar el sentido de hablar con Dios, algo que por las vanas repeticiones y la religión superficial que los fariseos y saduceos llevaban habían opacado y el pueblo desconocía en gran parte lo que era una oración a Dios. El pedir que la voluntad de Dios se hiciera en la tierra y en el Cielo, no es base sólida para afirmar que se estaba refiriendo al mandato de Génesis “fructifiquen y llenen la tierra” o menos “la tierra fue creada para habitarla” eso es darle una interpretación a nuestra forma. El declarar la voluntad de Dios no es más que reconocer su soberanía sobre la tierra, el Cielo y todo lo que existe.


Otro texto muy apreciado por la WST es (Ec 1.4) ”Generación va, y generación viene pero la tierra permanece”… Aquí sucede algo muy similar a los salmos, si el escritor de este libro hubiera vivido en nuestros tiempos leeríamos el texto de la siguiente manera: “las personas nacen (trabajan se esfuerzan, hacen todo lo que pueden) y sin embargo, al final mueren, y sus bienes, amigos, familia y todo lo que les rodea, permanecen mientras ellos desaparecen”


Esto mismo fue lo que Salomón con (sus palabras) quiso expresar, pues él había gozado de todos los deleites que existían en la tierra (Ec 1.12, 16.18, 2) luego de tanto placer y pecado del rey, este vio que todo en la vida era vanidad {jactancia, ilusión vana,} (Ec 1.14, 12.8) todo, excepto Dios, es pasajero en este mundo. Si leemos el contexto que envuelve el texto “la tierra permanece para siempre” entenderíamos lo que hemos explicado.


La Biblia nos declara que esta tierra va a pasar pues esta guardad para la destrucción del día final. No vivamos aferrados a este suelo que desaparecerá, los cristianos debemos mirar arriba que es donde están nuestros verdaderos tesoros.

0 comentarios:

Charles Taze Russell y la masonería

Imágenes ocultistas en la literatura russelista

RECURSOS VARIADOS A SU DISPOSICIÓN

Explore nuestro sitio y descubra enlaces a variados recursos en la red. Muchas gracias.

SERVICIOS DE NOTICIAS CRISTIANAS

Videos cristianos

Loading...

BUSQUE AQUÍ

Otros recursos cristianos a su disposición

Libros
Revistas
Videos

Otros Blogs Recomendados

Software bíblico E-SWORD: La espada del Espíritu.

EL GRAN PORTAL HISPANO DE MONOGRAFÍAS

EVANGELIZACIÓN

Este blog es propiedad del ministerio cristiano, apologético y educativo Armados de la Verdad (Cienfuegos, Cuba).
Está unido a la Red de Blogs del Ministerio Luz Verdad (Chubut, Argentina / California, EE.UU).
Es editado por EDICI, el servicio de publicaciones del Ministerio Luz y Verdad.
2009

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

  © Blogger templates ProBlogger Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP